Acerca de (utschland)

“En la quietud del Universo infinito allá donde ningún hombre jamás ha llegado. Solos y perdidos en una implacable y fría oscuridad plagada de estrellas. Aislados en nuestra mísero e insignificante fragmento del Cosmos y rodeados por una sobrecogedora ausencia de luz. Desde las gélidas e inhóspitas tierras del norte hasta los inmensos páramos y eriales del sur donde el espíritu humano se desvanece con los últimos rayos del atardecer y la vida apenas florece. Cuando cualquier atisbo de esperanza se extingue y muere en el corazón del hombre y la zozobra le encoge el alma y solo en su desesperación anhela una vía de huida rápida que le conduzca hacia una salvación efímera. Que es de aquel héroe sin su heroína. Hay del jinete sin caballo ¿No es sino acaso mejor montura un bactriano? Un camello bactriano me refiero, eso, mejor tener un camello (sabía yo que se iba a ir todo a la mierda tarde o temprano, pero ahora lo arreglo). Cuando la propia esencia del ser humano se envilece no hay acaso nada más noble que intentar salvar “El Mundo” en “Público” usando para ello ”La Razón” y que es sino más ruin y mezquino que sojuzgar a una nación, a “El País”, e incluso a todo “El Mundo” en perjuicio de “La Razón” y el bien “Público”. El destino de todo hombre está escrito en algún lugar en las estrellas”. Extraído de “Más allá del mito y el hombre: Canuto el Grande. Los que liaban los vikingos”. Obra póstuma de Friday-Chís (achís, Hachís) Ni-Est-Ché (“Red Friday” en el “Nieta-Markt” y trae contigo a la roja de tu abuela).

Mano

EL AUTOR DE ESTE BLÓT. Observaran en la imagen algo extremadamente inusual. Exacto, la muñequera está del revés para que se vea la parte frontal.

Más sobre el autor
15-B

EL BLÓT COMIENZA WITH MUCH POWER (mira que les dije que se había roto. Para mí que tiraron el cilindrito a la basura). DESTROYING THE PUBLIC PROPERTY (WITH POWER).

True steel 320

Actualmente retirado de toda vida mundana y divina, absorto en sublimes y conspicuas reflexiones sobre el sentido mismo de la existencia y dedicado a una vida contemplativa (hay que ver cómo me están creciendo las uñas de los pies, debería hacer algo al respecto. jjjjjjjjjjjjj, ‘jate tú lo que pasa si dejo el dedo quieto pulsando una tecla), me presento con toda humildad exhibiendo todas mis debilidades, libre de toda soberbia y desnudando mi alma ante vosotros míseros mortales que no merecéis más que mi absoluto desprecio y reprobación (los muy gilipollas).

Habiendo nacido en la bella localidad almeriense de Torre-Pacheco (MurCIA) de ilustre y acaudalada familia, pase mi más tierna infancia entre albornoces de seda, suaves y cálidas sábanas aterciopeladas y esclavos libertos y libertarios que me cubrían de lujos, oropeles y “Aristoteles” al más mínimo chasquido de mis, ya por entonces, poderosos dedos de acero. Al tanto de mis enormes aptitudes para las ciencias, letras, artes y dotes de liderazgo hasta el hartazgo, fui seducido (más quisiera yo) por la más bella de las embajadoras británicas, Angela Markt-el. Después de un breve, pero intenso romance (me reventó 7 costillas y me hizo una luxación de cadera), fui conducido ante Plasencia la presencia de mismísima reina madre en el Backinjam Palas que me ofreció consuelo y refugio bajo los amorosos y cálidos pabellones auditivos del príncipe Charles of Wally’s (encuentra a Wally en el artículo. Fantásticos premios). Bajo el cobijo, y con la aquiescencia de la familia real tiránica, recibí la más cuidada y selecta educación (¡Joder, reeehostías, mierda ratón! Se m’a jodido del to’. Ala a cascarla). Como iba diciendo, se encargaron de mi educación eruditos hombres de ciencias y letras aleccionándome en las más bellas artes y todo tipo de disciplinas artísticas (como la disciplina del acero y del aguacero), en teología, robótica, aeronáutica, numismática, pragmática y Metallica (¡METAL!), así como en otras diversas ramas de ciencias y letras, que no hicieron sino ensanchar mis ya de por sí vastos conocimientos (y me estoy quedando corto) hasta el extremo de que mis mentores empequeñecían ante tan magna sabiduría (aaaaaaa la puta calle y sin cobrar la extra de navidad por imbéciles). Espoleado (caballo) por mis esplendorosos designios de postrar ante mí a los próceres de las naciones (capullos), hacer languidecer bajo mi poderosa y enigmática aureola (de contraer la rubeola) las potencias (nunca me gustaron las matemáticas), que me quedaba sino doblar doblegar “El Mundo” entero (“El Mundo” nunca es suficiente) e incluso, si me daba por ahí,  el Universo en su totalidad (total, por tocar los huevos lo que haga falta y más).

Hasta este punto de mis existencias (de farlopa) he narrado lo acontecido en “El País” en que me crie como leal súbdito del Amperio Británico. “Mas algo ocurrió al margen de la voluntad del anillo” (mierda, ya me han pillado), un comando de élite Belchite de la Royal Navy al servicio de la corona española me apresó en aguas internacionales y en menos de “20 minutos” me condujo al litoral salmantino donde me azotaron en “Público” para castigar mi felonía (los muy cabrones). Pero en seguida me hicieron ver que tenían “La Razón” y cambie de parecer no les fuera a enfurecer. Una vez en la tierra de aquellos pérfidos y ABCes insidiosos españoles, dueños de media Europa a ritmo de Estopa con sus temibles tercios de “Flanders” (“¡Estupendillo!”), conocí al inflamado afamado Capitán “AlaVístete” en una playa nudista de “Mazorca” (aparece en alguna novela de protagonista (A.P.R. Asociación Para Rojos)) que me reto a feroz duelo en una prueba de Umbría. Dicho y hecho, acabamos en Umbría (Italia) en un campamento de montaña (nudista) y como ya “la cosa me empezó a parecer más que sospechosa, decidí huir echando leches volver a España no fuese que acabásemos en un maño baño turco (también nudista). Ya de vuelta en tierra Natal (como acabe en Brasil no lo tengo claro, pero me mantuve bien alejado de las playas nudistas) y tras una breve estancia vacacional en una playa de finas aguas y cristalinas arenas y rebosante y pletórico de felicidad (hasta que llegaron un grupo de nudistas) decidí regresar a España. También es verdad que mi decisión fue sumamente repentina y debida a un nuevo (había cerca unas moraledas), pequeño e inseparable “amigo” que “intimóconmigo como quien no quiere “la cosaal bañarme en el río Amazonas. Creo que se llamaba candirú o algo así, sólo sé que lo llevaba muy dentro de mi ser (y no precisamente en el corazón. De verdad, prefería los nudistas). Presto y con urgencia acudí al servicio de Urgencias (vueelve, a casa vueeelve por Sanidad). Tras una separación “forzosa” del tal candirú (5 horas de quirófano) y con el rabo entre las piernas acepté un trabajo a tiempo parcial como remero en galeras (un trabajo muy bien remunerado (cinco latigazos cada media hora)) y a trabajar con el pasaCorte Inglés dado que todavía era cúbito británico (encima me rompí el brazo, pero, al menos, fui portada de las prestigiosas Sports Ilustrarte y Bogue por mis extraordinarias habilidades al bogar (también me cargue el remo y prefiero no hablar del asunto de naufragio, pero de eso último aparece un artículo en la revista ¡OLA! (en lo del maremoto no tuve culpa alguna, o eso espero))). Pese a estar aún mal de salud acabe sirviendo como mercenario de los RoMaños en su colonia al oeste “Ché-Sal-A-Gusta”, una ciudad sita a orillas del río EnEbro, que como su propio nombre indica está aliada con el bolChevismo internacional, columnistas y otras criaturas del averno (te echo de menos candirú mío). Seleccionado como radiador gladiador por mi descomunal fuerza burra (y por descoyuntar sin ninguna duda), gané mi libertad luchando en un anfiteatro roMaño, en el Congreso de los Diputados y en las cruzadas. Como muestra de mi libertad y en agradecimiento por haber destrozado reformado el Senado me otorgaron la cruz de hierro, la Legión de honor francesa y, por supuesto, la simbólica espada de madera de gladiador liberto, que regale a un niño de 5 años el día de su primera comunión pagana. Como oficial y caballero (no me dieron el caballo prometido, pero sí un bicho raro que la daba a la hierba que no veas) juré “poltergeist” y hervir, con mi priva si fuese necesario, a todos los habitantes de “ZaraAntorcha” (del incendio mejor ni hablo). Tras ser extinguido distinguido con tan alto honor se me nombró “subidito” (a la chepa) del reino y se me otorgó la membresía (premium) de la Orden Teutónica (aiiinnnsss Angela como te añoro en las carótidas (38 grados) noches de Augusto (el Octavio mes del año)).

Ya una vez establecido coincidí con Cyrano de Bergerac en “ZaraTocha” y trabajamos bajo el servicio, como formularios mercenarios, del Ministerio de Economía y Hacienda.  Combatimos codo a codo y tocha a tocha con el mariscal dacio, perdón, germano de campo Rimmel (de Londres), con el general Flato y con la orquesta filarmónica de Andrés Londres. Después de reconquistar Gibraltar para los EsFaroles inicie un largo periplo y una fructífera carrera como realizador y reproductor de cine (el 155 al revés, pero en números RoMaños: CLV = 155, o sea el “VLC Medieval Player”. Sí, también soy un reconocido y “afanado” criptógrafo (una rama de las matemáticas. Que, por ser, no te jode, también soy un laureado y “oreganado” matemático. 155: HEX 9B = DEC 155 = OCT 233 = BIN 1001 1011. O al menos eso me pone en la calculadora de programador del “WinDOS”). Por mi prolíPija prolífica carrera como cineasta dijeron ¡Basta! Y me fueron robados entregados 26 Oscars y 6 Felipes de la academia (de Jiu Jitsu), 58 premios “Sorolla” y 500 premios ¡Plasta! Tras ser reconocida mi gran labor en pis pos del vigésimo Sexto (Pompeyo) arte (el que me salía de cierta parte), curse estudios en universidades tan prestigiosas como Jaguar, Choxford, Dale o la Sobona de París, donde fue nombrado doctor Honoris Cara por la reina Isabel II de la II República francesa. En una meteórica carrera de proyección internacional me nombraron consejero espiritual de Angela Merkel y delegado de la Unión Europea para la lucha contra el cambio problemático, desde donde solicité formalmente la reincorporación del peñón de Baltasar Gibraltar al imperio prismático, al que juré lealtad, para después ser entregado como rehén a los ruines españoles que me obligaron a reconquistar Gibraltar para la corona belga (sí, donde está Flanders: “¿Estás listo Bart? ¿Cenas?”). Abducido por unos alienígenas (tampoco descarto que fuesen turistas alemanes, que no se distinguirlos bien. No lo encuadro.), me sometieron a todo tipo de experimentos: sondas anuales, alargamiento de… e implantes mentales dentales, de serotonina, de cabello (bueno eso último a lo mejor no, pero tampoco me habría venido nada mal, que se me empieza a ver el cartón rasurado, digo CENSURADO)), tras lo cual me reenviaron a la mierda tierra y me obligaron a realizar labores de espionaje camuflado como un florero en el Ministerio del Interior donde desvele la oscura trama en la que el ministro Jerjes Fernández Algunos Días planeaba acabar con la Alianza InterCatalánica en estrecha colaboración con los todopoderosos servicios secretos de la vecina Andorra. A partir de ahí trabaje como columunista (esa 2ª u me sobra) para prestigiosos diarios de Estados Unidos como el New York Post, The Washington Times o los Angeles Lakers. Cansado de tanto inventarme gilipolleces, decidí centrar mis esfuerzos en la investigación cinéfila científica y literaria, otorgándoseme (a título póstumo) 3838 premios NoLoVes de FísChica, Mímica, LiterArtura, MediChina, de EconoSuya e incluso el premio Nobelio de la Paca. Tras todo ello desaparecí de la vida pública para escribir Minas Moria mis memorias recluido en mi mansión de 518 pies de eslora (aunque habría preferido de esCamella).

A pesar de mi reciente fallecimiento dos días antes de esnifar estas rallas escribir estas líneas ha salido recientemente a la luz mi opera prima: “Tratado Avanzado de Biología. Un enfoque audaz sobre la selección natural. De la Teoría de la Ebullición al Origen de las Especias” (contiene recetas de cocina en su interior) y también un trabajo que hice de un género menor. Concretamente también saldrá publicada en breve mi “zarzuela sobrina”: “El arte de ajedrez en 200 jugadas magistrales que todo jugador de golf debería conocer”.

Y por último mencionar mi más ovacionada y galardonada creación “liteRara” que todo el mundo debería leer (yo ya lo he hecho): “Filosofía clásica al alcance de todos” donde expongo de manera clara, sencilla y amena mis avanzados conocimientos de filosofía de ayer, ahora y siempre para disfrute y regocijo del populacho. Reserva tu ejemplar o, mejor un par ya, de esta obra simpar. Traducida a 38 idiomas (cada página está en un idioma distinto para facilitar la comprensión). “Filosofía clásica al alcance de todos”: una obra al alcance de cualquiera a la venta en “el Alfeizar Inglés” sito en el edificio Chrysler de Nueva York, planta 75 (el ascensor está fuera de servicio y en la planta 73 se han hundido las escaleras). Sólo se subastarán 36 ejemplares. Puja de salida en 99.000,99 $. Restringido el acceso al público, solo se permitirá el paso a grandes personalidades con acreditación previo pago de 250.000,99 $ y a personal autorizado (bueno a esos tampoco). Dos ejemplares ya han sido reservados y no están a la venta (36 + 2, a mí me salen 38): uno para Donald y otro para Arturo. Recuerda, “Filosofía clásica al alcance de todos”, reserva cuanto antes tu ejemplar antes de que se agoten. Ya a la venta en “el Conde Inglés” (si no perteneces a la aristocracia inglesa ni te molestes en venir, pringadillo) la obra de filosofía pensada para la gente corriente (y engordar mi cuenta…).

Currículo vitae:

Profesión: sus labores a lo peor soy un lunático informático, no digo yo que no, pero eso sería demasiado friki. No venga, mejor soy asesino a sueldo.

Ideología: presbiterano.

Religión: Aragón (España).

Edad: ni te cuento.

Sexo: Excelso, propenso, e incluso casi con todos los del censo incluido Paracelso. Tía, si a mí me pides turno, desde el primero hasta el sexto te sentirás en Saturno y gritarás “Segismundo” pues yo soy del inframundo. Y en el séptimo segundo, cuando mire todo “El Mundo”, te sentirás tan a gusto que apedrearemos juntos a ese señor de Sagunto.

Fornido, apuesto (ya puestos) y adinerado galán gavilán (sí, me refiero a mí) busca bellísima doncella (extremadamente buena) que sepa cubrir mis necesidades pecuniarias (que este bien forrada) y agropecuarias, así como mis carencias afectivas (aaaay que cosiiita, quien es mi chiquirriiitiiiín…) y serlxuales (De aquí a Marte en 45 minutos. Ignición en 3, 2, 1… Lanzamiento abortado. El próximo “viaje” no será posible hasta el próximo año. Disculpen las molestias).

Taza: blanca (como todas ¿no? Es que acaso hay tazas de váter en otro color que no sea blanco). Eso sí soy de Roca, duro, duro.

Nacionalidad: española (o sea vamos, que el currículo de arriba está todo inventado, como no podía ser de otra manera).

 

 

Ver Publicidad (Pulsa para ocultar)

Quien no ha oído hablar de una empresa joven y dinámica líder en su sector. Una sociedad unipersonal donde prima la calidad y la honestidad: producto y servicio. Una explotación avícola que dará que hablar. Para ser Franco he tenido que realizar algunos ERES (se busca personal) y no lo quiero ocultar. Un hombre y un marchamo de calidad. Mi nombre es Francisco Gil y mi proyecto es Gil Y Pollos. Nuestro eslogan: “ERES Gil y Pollos” (a ver si no lo han cogido). Recuerda: “ERES Gil y Pollos”. Y te preguntarás ¿dónde puedo encontrar “Gil y Pollos” en plena naturaleza? Pues donde va a ser hombre: en el PeneDés (y tooma).

Ya es primavera en el Anarco Inglés: $LánzateALasCalles y ya si me incendias un banco no te digo yo que no.

 

 

A continuación imagenes del autor del blót escribiendo estás líneas.

14

Teclado y ratón: “Todo el poder en sus manos” (with power).

11

Imagen del monitor y del escritorio donde el blót-ero perpetra su creación (with power too, como era de esperar).

Dedicado con todo cariño a mi amor proto-biónico, perdón, platónico Artura Merkel y a mi eterna fuente de inspiración Arturo Merkel Reverte (camaradas y hermanos siempre en la brecha, unidos en toda “ducha”, a toda mecha incluso cuando nos dan las…). Arturo, dos besos y te abraso.

15

Ser o no ser. Take’s that question.

17

AT THE SPEED OF LIGHT (corre, corre que te pillo)