El Fútbol. Ese gran desconocido

A CONTINUACIÓN, para deleitar a mis lectores hablaré largo y tendido (en el sofá) sobre el deporte del rey: EL FÚTBOL.

Por Tortugo un Poco Reverde (es que estoy de BeCArio, léanse las letras en mayúscula según las posiciones 413: “ABC”. Estoy que me salgo). Yo no lo escribo (pero sí que lo escribo) porque yo no entiendo de fútbol (hostias, he escrito bien fítvoll. Esto progresa adecuadamente… sí ya puedo sentir la pasión por “LA ROJA”. Dios mío está todo perdido). Dedicado a todos aquellos que (no) nos gusta el fútbol y, que huevos, también a aquellos a los que no les gusta el fútbol.

Después de observar la pujanza y los constantes éxitos de la selección nacional de Tútebol he decidido hacerme seguidor de Rohan y jalear cada merecido logro del equipo de balompié de EsChorra.

Por cierto, una puntualización al margen: Cristino Ronaldo ponte ya unos pantalones, joder, aunque sean de la talla 38, que siempre sales en la prensa en paños menores (“ego te absorbo, gordo”) y representas al Real Madrid. Recalco lo de REAL. ¿Qué quieres que se asocie la imagen de la casa real con un tío posando constantemente en gayumbos, pedazo de rojo?

treasure-chest-

Bagatelas que cobra Cristino Ronaldo. Menuda miseria.

Película de fútbol recomendada de la semana: “El portero siempre falla dos veces” (de penalti) con Iker pastillas.

Tras este artículo vivirás con emoción la LFP (Liga de Farlopa Provisional). Menudo chute. “El Estadio soy yo”, frase atribuida a Luis XV (creo que este jugaba en el Barça).

asustado gritando

Seguidor de “LA ROJA” ¿disfrutando? del pase a cuartos de final

Las reglas del deporte no me han quedado suficientemente claras, pero lo que es seguro es que tienen una pelota entre 22 gladiadores jugadores. Por lo menos el árbitro tiene pito (Pfffffffff y toooma).

lemur

Sentirás pasión por “LA ROJA”. Seguidor de “LA ROJA” jaleando a la selección.

“Canción del Portero” de EspronTELA (la que me van a soltar por hacer paridas pareados), dedicado a EspronMeta (el guardameta que le da a la meta):Con diez paquetones por la banda, yendo a puerta a toda mecha, sino lo ponen en el bar mejor te cuelas, un delantero del Medellín. Baja a defender al que llaman, por su bravura, el del pito, en todo el bar conocido, del uno al otro sillín. La peña en el bar jalea, y alza un banderín siniestro tras goles del Barça y Cedrún; y va el capitán croata, esquivando alegre a los de la roja, hacia a un lado, al otro estorba, y allá a su frente un español: «Regatea, delantero mío, sin temor, que ni árbitro ni protesta, ni el capitán de la roja tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu balón. Veinte faltas hemos hecho a despecho del inglés, y han rendido sus balones cien naciones a mis pies.» Que es mi puerta mi tesoro, que es mi dios la Juventus, mi ley, el fuera de juego y el tiempo de descuento, mi única patria, el bar. «Allá muevan del futbolín la defensa, ciertos linieres por un palmo más cerca de la meta; que yo vocifero aquí, te lo juro tío, cuanto marca el Barça mío, a quien nadie impuso saques. Y no hay peña, sea cualquiera, ni banderín de ningún color, que no sienta mi banda derecha y remate de pecho a gol.» … A la voz de «¡el Barça viene!» es de ver como Messi gira y defiende, a todo trapo gritar; que yo soy el peor rival, y “la furia” es de temer. A los guardametas yo he pitado lo que me ha salido por pitar; sólo quiero por resultado la goleada sin jugar… ¡Sentenciado estoy a Segunda! Yo me río; no me abandone la suerte, y al mismo que me golea, colgaré en alguna grada, quizá en su propio terreno. Y si me caigo, ¿qué no la pitan? Por falta ya la di, cuando el fútbol del estadio con todo el barro me comí… Son mis musas mejor los kilos, el del pito y la televisión por el cable retransmitido y del de negro los mugidos y el berrear de mis seguidores. Y en el terreno de juego vamos muy lentos, y del cuento al contraprogramar, yo me duermo aborregado, amuermado en el bar”.